Búsqueda de Un Sentido a La Vida - Parte 2
Búsqueda de Un Sentido a La Vida - Parte 2
 

 
Pétalos de Luz - Espiritualidad Universal
El Loto, Símbolo del Desarrollo Espiritual
Ángel del Faro
Enseñanzas del Maestro Jesús
Y Jesús dijo...
Los Decretos y Los Siete Rayos
LA LLAMA VIOLETA Y LEY DEL PERDÓN
La Llama Trina en Mí
LA MAS ELEVADA FORMA DE ENERGIA
NUEVA ERA
A Los Pies del Maestro
Nacer y Morir (Esa es la Ley)
La Reencarnación
MEDIUMNIDAD, KARMA Y SQES-SAPA
Palabras de Gandhi
Pláticas Inspiradas
ERES TU
Introducción a la Meditación
La Jornada de liberación a través del Puente del Arco Iris - Meditación
La Magia de la Palabra, la Fuerza del Lenguaje y Mantras
El Sonido Creador y Los Mantras
Letras de Mantras
Mantras -Enlaces con Videos
Introducción al Estudio de Los Chakras como Centros de Consciencia
Los Siete Principios Herméticos
El Todo
El Universo Mental
El Principio de Polaridad
¿Qué es la Cábala?
Los Tres Escalones de la Evolución Personal
Pensamientos de Un Matemático
Poemas de Luz
Palabras para la Reflexión
Poemas Antiguos, Espiritualidad y Sabiduría
Filosofía del Ajuste - Códigos Extraños y Superficiales
Descondicionarse - ENCUENTRO DE UNO MISMO
Lo Bueno y Lo Malo - Categorías del Estado Mental
El Silencio es Oro
La Percepción de lo Evidente en el Camino del Corazón
Sobre la Conquista del Miedo
Búsqueda de Un Sentido a la Vida - Parte 1
Búsqueda de Un Sentido a La Vida - Parte 2
Sobre el Silencio
Tomando Impulso
Acción e Inacción
Evolución Constante
El Hooponopono
El Amor
La Humildad
Mi Verdad
El Canto del Pájaro - una antología de parábolas
¿Quién puede hacer que amanezca?"
DERRIBAR FRONTERAS
Falsas Religiones
La Música, la Armonía y lo Divino
El Proceso Liberador
El Camino del Corazón
El Despertar de Una Nueva Conciencia
Imágenes que Hablan
Oración de Co-Creación
Discernimiento
La Dualidad
El YO Verdadero
La Experiencia del Océano
Aléjate...
Las Tres Preguntas
El Ultimo Mensaje
Los Sueños Espirituales
Los Guerreros de Luz y sus Dificultades
El Lenguaje del Rostro
Paradigma
La Dualidad
Ian Stevenson y las pruebas científicas de la reencarnación
Lazos de Amor
El Triste Reino de Sólo (Sólo Cristo salva... sólo Budha salva... sólo Alá salva...)
La capacidad de estar solo es la capacidad para amar
Los Diálogos del Templo
Diez Citas Para la Reflexión
Creando paz mundial - El Efecto Maharishi
No te preocupes, ocúpate
Conciencia
CORAZÓN ABIERTO...CORAZÓN CERRADO... (por Jorge Oyhanarte)
UNA NUEVA TIERRA - por Eckhart Tolle (fragmento del último capítulo del libro )
Recomendaciones para erradicar la depresión
Acto de Agradecimiento
Oración ADORACIÓN A LA SANTA CRUZ
Enlaces Para la Reflexion
Otros Enlaces de Interés
Album de fotos
imagen

Existe la inclinación natural del hombre hacia la felicidad y ésta no depende de sus atractivos sino de la naturaleza de la voluntad del ser humano en la búsqueda del bien. Esta tendencia ha sido calificada como innata, irresistible y esencial, y además como constante y universal. Innata, porque no se crea; irresistible, porque el individuo debe moverse a su consecución; esencial, por la imperiosa necesidad de su posesión; constante, por el continuo afán de su encuentro y universal por constituir un impulso o urgencia insoslayable en la humanidad íntegra. Y esta propensión parece que no va a ser satisfecha sino en forma natural, ya que al Yo íntimo repugna todo artificio, y sin embargo, se intuyen la belleza y el bien de la rectitud, correción y orden subyacentes en el fondo de las ilusorias formas.

El objeto de la felicidad, conscientemente o no, lleva al hombre al seno de su propio origen, es decir, su objetivo es la regresión al comienzo. Todas las formas emergieron del principio multiplicante del Verbo en vibraciones consecutivas y el Ser se centralizó en lo amorfo y en el movimiento que trajo el calor, la luz, la vida y las dimensiones. El hombre cayó en la materia y tuvo consciencia de sí y por ende de la separación cuántica de su Principio. Notó entonces la pérdida de su inefable dicha al sobrevenirle la desventura y supo que sólo en el retorno consciente a la UNIDAD estaba la salvación.

Pero, en su desobediencia, corriendo tras lo agradable y a la vez lo incorrecto, se alejó perpejo cada vez más de la rectitud. Empero, captó que el logro de la posesión perpetua de la Consciencia Cósmica, que excluye todo mal y está al alcance de unos y otros, estaba en el regreso a la Unión con la Divinidad. Este hecho, como un sentimiento irresistible y fascinante, produjo e hizo imprescindible la religión, en ese momento.

Religión viene del latín, religare, que en su connotación original significa volver a atar, ceñir más estrechamente a Dios. Y así la religion vino a ser la avenida que conduce a la Unidad y al regocijante Misticismo. No obstante, lo UNO se ha diversificado y lo múltiple, esencialmente el cuerpo de lo Unico, ha motivado innumerables opiniones.

Así los hedonistas han proclamado como fin supremo de la vida la obtención del placer; los estóicos enseñaron el dominio sobre la propia sensibilidad; los kantianos establecieron el predominio de la consciencia moral; los naturalistas atribuyeron las cosas a la naturaleza; los panteístas argumentaron que la totalidad del universo es el verdadero Dios; los nacionalsocialistas proclamaron que debían ejercer la autoridad que Dios les había otorgado por su hegemonía racial y Freud fundó el psicoanálisis.

En esta forma podemos comprender que todas las opiniones de pensadores, profetas y buscadores de sí mismos, son sólo facetas de una sola y única realización, no comprendida totalmente. "La definición es el concepto que nos indica la esencia" ha manifestado Aristóteles. Ahora bien, la búsqueda de la verdad y su formulación verbal para comunicación a los demás son disímiles. No se puede expresar a otros lo que se ha conocido por experiencia propia.

Ya lo dijo alguien: "Hay tres cosas en la vida que sólo pueden ser conocidas por experiencia: dolor, amor y Dios." Nadie puede comunicar realmente una operación de úlceras o cáncer. Por ello la gente gusta de hablar de sus enfermedades y tratamientos. Han pasado por una expeiencia que no han tenido otros.

El amor es otra realidad que únicamente entienden verdaderamente los que han hecho rendición de su yo y dicen´" mi mayor libertad es ser tu esclavo."

Finalmente, todo el mundo conoce la diferencia entre los teólogos que hablan de Dios y los místicos que hablan con Dios. Felices son los corazones puros porque ellos verán al Padre. La entrega total del corazón a la Divina Voluntad es el secreto de la comprensión de la teología. En las cosas del hombre, sabiendo es como llegamos al amor; en las cosas de Dios, amando es como llegamos a conocer. Esto hace a todos los hombres iguales ante Dios.

No tiene nada que ver con nuestra educación, talento o diplomas. La verdad está sólo abierta de par en par a aquiellos que aman, no por su propia voluntad, sino la Voluntad de Dios. La obediencia es el instrumento de la visión espiritual. El amor supremo es una renuncia y el real poder está en el estonamiento con el Todopoderoso. Así la renuncia llega a ser la más gloria humana, sólo comparable a la victoria de la castidad..

Todas las opiniones, por diferentes que sean, contienen algo en lo cual concuerdan y precisamente el conflicto de opiniones, así lo indica. Diciéndolo en forma distinta, no es cierto, relativamente, lo que el individuo haya encontrado. La verdad es lo común, y el camino para hallar la verdad consiste en comprobar lo que se reconoce bajo las opiniones diversas.

Las demostraciones de los antiguos sofistas de la relatividad de las opiniones se basaban en designar con la misma palabra varios conceptos diversos. Así lo comprendió Sócrates y por eso exigía de quienquiera que disputara con él, que determinara con precisión los conceptos que debían estar ligados a las palabras utilizadas. Reconoció que únicamente podemos llegar a dilucidar con certeza algo, si los conceptos utilizados son determinados y comunes. Por ejemplo, los sofistas efectuaban demostraciones por medio de palabras, y el lenguaje los engañó respecto de sus falacias.

Según Heráclito, las cosas del mundo sensible no son, sino devienen, y por lo tanto el conocimiento de lo singular no es un auténtico conocimiento, aunque lo singular tiene también algo en común, y este carácter común es, a un mismo tiempo, lo que tiene de permanente. Esto es, no sólo deviene sino que Es, y a ello tiene que dirigirse el conocimiento para saber del ente verdadero.




Gabriel Cruz Martínez
1971