Las Tres Preguntas
Las Tres Preguntas
 

 
Pétalos de Luz - Espiritualidad Universal
El Loto, Símbolo del Desarrollo Espiritual
Ángel del Faro
Enseñanzas del Maestro Jesús
Y Jesús dijo...
Los Decretos y Los Siete Rayos
LA LLAMA VIOLETA Y LEY DEL PERDÓN
La Llama Trina en Mí
LA MAS ELEVADA FORMA DE ENERGIA
NUEVA ERA
A Los Pies del Maestro
Nacer y Morir (Esa es la Ley)
La Reencarnación
MEDIUMNIDAD, KARMA Y SQES-SAPA
Palabras de Gandhi
Pláticas Inspiradas
ERES TU
Introducción a la Meditación
La Jornada de liberación a través del Puente del Arco Iris - Meditación
La Magia de la Palabra, la Fuerza del Lenguaje y Mantras
El Sonido Creador y Los Mantras
Letras de Mantras
Mantras -Enlaces con Videos
Introducción al Estudio de Los Chakras como Centros de Consciencia
Los Siete Principios Herméticos
El Todo
El Universo Mental
El Principio de Polaridad
¿Qué es la Cábala?
Los Tres Escalones de la Evolución Personal
Pensamientos de Un Matemático
Poemas de Luz
Palabras para la Reflexión
Poemas Antiguos, Espiritualidad y Sabiduría
Filosofía del Ajuste - Códigos Extraños y Superficiales
Descondicionarse - ENCUENTRO DE UNO MISMO
Lo Bueno y Lo Malo - Categorías del Estado Mental
El Silencio es Oro
La Percepción de lo Evidente en el Camino del Corazón
Sobre la Conquista del Miedo
Búsqueda de Un Sentido a la Vida - Parte 1
Búsqueda de Un Sentido a La Vida - Parte 2
Sobre el Silencio
Tomando Impulso
Acción e Inacción
Evolución Constante
El Hooponopono
El Amor
La Humildad
Mi Verdad
El Canto del Pájaro - una antología de parábolas
¿Quién puede hacer que amanezca?"
DERRIBAR FRONTERAS
Falsas Religiones
La Música, la Armonía y lo Divino
El Proceso Liberador
El Camino del Corazón
El Despertar de Una Nueva Conciencia
Imágenes que Hablan
Oración de Co-Creación
Discernimiento
La Dualidad
El YO Verdadero
La Experiencia del Océano
Aléjate...
Las Tres Preguntas
El Ultimo Mensaje
Los Sueños Espirituales
Los Guerreros de Luz y sus Dificultades
El Lenguaje del Rostro
Paradigma
La Dualidad
Ian Stevenson y las pruebas científicas de la reencarnación
Lazos de Amor
El Triste Reino de Sólo (Sólo Cristo salva... sólo Budha salva... sólo Alá salva...)
La capacidad de estar solo es la capacidad para amar
Los Diálogos del Templo
Diez Citas Para la Reflexión
Creando paz mundial - El Efecto Maharishi
No te preocupes, ocúpate
Conciencia
CORAZÓN ABIERTO...CORAZÓN CERRADO... (por Jorge Oyhanarte)
UNA NUEVA TIERRA - por Eckhart Tolle (fragmento del último capítulo del libro )
Recomendaciones para erradicar la depresión
Acto de Agradecimiento
Oración ADORACIÓN A LA SANTA CRUZ
Enlaces Para la Reflexion
Otros Enlaces de Interés
Album de fotos
imagen
Érase una vez un emperador. Éste decidió que si podía hallar la respuesta a ciertas preguntas, siempre sabría lo que tendría que hacer, cualquiera que fuera el caso. Éstas eran las tres preguntas:· ¿Cuál es el mejor momento para hacer las cosas?· ¿Quiénes son las personas más importantes?· ¿Qué es lo más importante?

El emperador ofreció una sustanciosa recompensa a quien supiera las respuestas a las tres preguntas. Muchos fueron los que las contestaron, pero ninguno de ellos lo hizo a satisfacción del emperador. Finalmente, éste decidió subir a la cumbre de una montaña para visitar a un anciano ermitaño, pensando que quizás éste conocería las respuestas adecuadas. Cuando el emperador llegó hasta él le formuló las tres preguntas. El ermitaño,que se encontraba en aquel momento cavando en su jardín, le escuchó atentamente,pero no dijo nada y continuó con su tarea.

El emperador miró al anciano y se fijó en que éste parecía muy fatigado.«Dame la azada y yo cavaré mientras tu reposas», le dijo. Y así,el ermitaño descansó mientras el emperador trabajaba. Después de varias horas, el emperador se sintió muy cansado. Dejó la azada en el suelo y dijo:«Si no puedes contestar a mis preguntas, no pasa nada. Simplemente dímelo y me marcharé».

«¿Oís correr a alguien?», le preguntó de repente el ermitaño al emperador,a la vez que señalaba con el dedo hacia la espesura. En efecto, de entre los arbustos salió un hombre dando tumbos y apretándose el estómago con las manos. Cuando el emperador y el ermitaño llegaron hasta él, se desmayó. Le desabrocharon la camisa y vieron que el hombre había sufrido un corte muy profundo. El emperador le limpió la herida y se la vendó con su propia camisa.

Al recuperar la conciencia, el hombre pidió agua. El emperador corrió a buscarla a un riachuelo cercano y le dio un poco. El hombre la bebió agradecido y a continuación cayó dormido. Entre los dos transportaron al hombre hasta la cabaña del ermitaño y le tumbaron sobre la cama de éste. El emperador, que también estaba exhausto, se quedó dormido.

A la mañana siguiente cuando el emperador se despertó se encontró ante sí al hombre herido con la vista clavada en el.«Perdonadme» murmuró el hombre.«¿Perdonarte?», dijo el emperador incorporándose, ya totalmente despierto.«¿Qué has hecho para necesitar mi perdón?»«Vos no me conocéis majestad, pero hasta ahora os consideraba mi peor enemigo. Durante la última guerra matásteis a mi hermano y os apropiásteis de mis tierras». El hombre siguió hablando y explicó que, escondido entre los arbustos, esperaba a que el emperador bajara de la montaña para atacarle, pero entonces uno de los guardias del emperador que esperaba a éste le reconoció como un enemigo y le hirió.

«Conseguí huir, pero si vos no me hubiéseis encontrado y ayudado como lo hicísteis,con toda certeza ahora estaría muerto. Yo que planeaba mataros, ¡y resulta que me habéis salvado la vida! Me siento avergonzado y agradecido». El emperador se alegró de conocer la historia de aquel hombre y le devolvió sus tierras. Después de que el hombre se marchase, el emperador miró al ermitaño y dijo: «Ahora debo irme, tengo que viajar hasta donde haga falta para encontrar la respuesta a mis preguntas».El ermitaño se echó a reír y respondió:«Vuestras preguntas ya están contestadas, majestad.» El ermitaño le explicó al emperador que si él no le hubiera ayudado a cavar en su jardín y simplemente se hubiera marchado con prisas para seguir buscando la respuesta a sus preguntas, el hombre al que habían ayudado le habría salido al paso en algún punto del camino de vuelta de la montaña y ahora el emperador estaría muerto.

«El momento más importante para vos fue mientras cavábais en mi jardín. La persona más importante fui yo mismo, la persona con la que vos os encontrábais. Lo más importante fue sencillamente ayudarme», concluyó el ermitaño.«Y después, cuando encontramos al hombre herido que iba montaña arriba, el momento más importante fue cuando le curásteis las heridas, que de otro modo le hubieran causado la muerte, y entonces vos y él nunca hubiérais llegado a haceros amigos.

Y en aquel momento, ese hombre era la persona más importante del mundo, y el objetivo más importante era curarle la herida.»«El momento presente es el único momento que importa», continuó diciendo el ermitaño.«La persona más importante es siempre la persona con la que estás. El objetivo más importante es siempre hacer feliz a la persona que está a tu lado. ¿Qué puede ser más sencillo o más importante?»


León Tolstói