Los Diálogos del Templo
Los Diálogos del Templo
 

 
Pétalos de Luz - Espiritualidad Universal
El Loto, Símbolo del Desarrollo Espiritual
Ángel del Faro
Enseñanzas del Maestro Jesús
Y Jesús dijo...
Los Decretos y Los Siete Rayos
LA LLAMA VIOLETA Y LEY DEL PERDÓN
La Llama Trina en Mí
LA MAS ELEVADA FORMA DE ENERGIA
NUEVA ERA
A Los Pies del Maestro
Nacer y Morir (Esa es la Ley)
La Reencarnación
MEDIUMNIDAD, KARMA Y SQES-SAPA
Palabras de Gandhi
Pláticas Inspiradas
ERES TU
Introducción a la Meditación
La Jornada de liberación a través del Puente del Arco Iris - Meditación
La Magia de la Palabra, la Fuerza del Lenguaje y Mantras
El Sonido Creador y Los Mantras
Letras de Mantras
Mantras -Enlaces con Videos
Introducción al Estudio de Los Chakras como Centros de Consciencia
Los Siete Principios Herméticos
El Todo
El Universo Mental
El Principio de Polaridad
¿Qué es la Cábala?
Los Tres Escalones de la Evolución Personal
Pensamientos de Un Matemático
Poemas de Luz
Palabras para la Reflexión
Poemas Antiguos, Espiritualidad y Sabiduría
Filosofía del Ajuste - Códigos Extraños y Superficiales
Descondicionarse - ENCUENTRO DE UNO MISMO
Lo Bueno y Lo Malo - Categorías del Estado Mental
El Silencio es Oro
La Percepción de lo Evidente en el Camino del Corazón
Sobre la Conquista del Miedo
Búsqueda de Un Sentido a la Vida - Parte 1
Búsqueda de Un Sentido a La Vida - Parte 2
Sobre el Silencio
Tomando Impulso
Acción e Inacción
Evolución Constante
El Hooponopono
El Amor
La Humildad
Mi Verdad
El Canto del Pájaro - una antología de parábolas
¿Quién puede hacer que amanezca?"
DERRIBAR FRONTERAS
Falsas Religiones
La Música, la Armonía y lo Divino
El Proceso Liberador
El Camino del Corazón
El Despertar de Una Nueva Conciencia
Imágenes que Hablan
Oración de Co-Creación
Discernimiento
La Dualidad
El YO Verdadero
La Experiencia del Océano
Aléjate...
Las Tres Preguntas
El Ultimo Mensaje
Los Sueños Espirituales
Los Guerreros de Luz y sus Dificultades
El Lenguaje del Rostro
Paradigma
La Dualidad
Ian Stevenson y las pruebas científicas de la reencarnación
Lazos de Amor
El Triste Reino de Sólo (Sólo Cristo salva... sólo Budha salva... sólo Alá salva...)
La capacidad de estar solo es la capacidad para amar
Los Diálogos del Templo
Diez Citas Para la Reflexión
Creando paz mundial - El Efecto Maharishi
No te preocupes, ocúpate
Conciencia
CORAZÓN ABIERTO...CORAZÓN CERRADO... (por Jorge Oyhanarte)
UNA NUEVA TIERRA - por Eckhart Tolle (fragmento del último capítulo del libro )
Recomendaciones para erradicar la depresión
Acto de Agradecimiento
Oración ADORACIÓN A LA SANTA CRUZ
Enlaces Para la Reflexion
Otros Enlaces de Interés
Album de fotos
imagen

Finalmente, el gran pundit-lama me saludó con las manos cruzadas.
-Señor, ¿qué es lo que lo ha traído a la Morada de la Nieve y a nuestro pobre templo? - me preguntó en excelente inglés.

-Pues bien -dije-: en primer lugar, porque es uno de los lugares más bonitos del mundo, y, en segundo lugar, porque voy en busca de un lama que me pueda iluminar acerca de las profundas verdades del Dharma tibetano.

El lama me escrutó en silencio, con su mirada inquisitiva:
-¿Qué es lo que le hace presumir que soy un lama erudito?

-Me han dicho que recibió usted diplomas en Lhassa y que el yoga tibetano le es familiar...Además, que ha recibido usted una formación inglesa en Sikkim.

-Los rumores sobre un hombre pueden ser falsos-opuso el lama.

-Desde luego, pero existe algo intangible que puede corregir los errores: la intuición -recalqué tímidamente.

Mi respuesta pareció satisfacer al monje tibetano. Se había roto el hielo, se había establecido la comunicación.

-¿Qué desea usted conocer de nuestro budismo? -preguntó en tono amable.

-Siempre he creído que los Grandes Arhats, los Bodhisattvas, los salvadores de la Humanidad, designados en la India con el nombre de Mahatmas, eran auténticos personajes. Pero, ¿sabe usted algo acerca de su verdadera residencia? - pregunté.

-El budismo se basa en la creencia de que hombres superiores que, habiendo seguido el sendero de los ocho meandros, han alcanzado el nirvana. Tenemos asimismo la enseñanza según la cual en alguna parte, hacia el Norte, existe un reino en que residen algunas de estas grandes almas. Nosotros lo llamamos Shambhala - respondió el pundit.

-Esas almas iluminadas -pregunté-, ¿constituyen una hermandad invisible dedicada a la elevación espiritual de la Humanidad?

-En efecto, tenemos una tal hermandad en el Tibet, pero no hay razón alguna de que pueda existir sólo en Asia- dijo el lama.

-Me imagino que el entrenamiento y las pruebas de admisión en esta hermandad deben ser muy difíciles y requerir numerosos años. Confieso que no estoy preparado para ello y que necesitaría varias vidas para alcanzar sus cumbres, pero siempre ha aspirado a ello. ¿Podría, en mi humilde esfera, prestar algún servicio a sus Arhats y tomar parte en sus esfuerzos por iluminar la Humanidad?

-El sendero del servicio es duro y exige, ante todo, una gran abnegación; pero mediante el total olvido de sí, se eleva por encima de la tierra y se absorbe el Infinito. Si lo desea -sugirió el lama-, podemos hacer un ejercicio de psicología yogui, que le permitirá captar nuestro plan de pensamiento.

-¡Oh! -exclamé-. Me interesa enormemente.

El lama me rogó que adoptara la postura del yogui ante el Buda y que meditara mientras el permanecía sentado a mi lado.

-Imagine -dijo- que tiene usted sus vicios en la mano derecha y sus virtudes en la izquierda. Ponga ahora sus pecados invisibles en la piedra del suelo y haga lo mismo con sus virtudes. Su cara está cubierta con un máscara: su personalidad, que comprende su edad, sexo, nacionalidad, profesión, etcétera. Algunas máscaras son feas y están hechas de barro; otras, de mármol, son bellas. Unas son de oro y otras de hierro; pero, sea cual fuere su máscara, deposítela durante un tiempo antes usted en el suelo.

Tras haber seguido las órdenes del pundit, me invadió una extraña sensación de vacío y desorientación, mientras se desvanecían nombres, edad, sexo, nacionalidad y profesión, o sea, todas las características de mi personalidad. Casi oí el ruido de mi máscara caer al suelo.

-Ahora es usted, mental y espiritualmente, un simple centro consciente, desprendido de todo, que no posee nada. Es usted sólo una llama en un océano de fuego. Espiritualmente, está usted más allá de los confines de la Tierra y mezcla su fuego con los de las distintas estrellas del Gran Vacío -dijo el monje.

Una extraña y exaltante expansión de consciencia me penetró de un modo natural y sin esfuerzo. La influencia mental del pundit-lama debía de actuar poderosamente para hacer tan sorprendentes y palpables estas impresiones.

-Accedemos aquí al plano de No-Duración, donde todas las cosas existen en el instante, donde no hay pasado, presente ni futuro -dijo el lama.

Sentí de pronto un vacío completo, como si el tiempo se hubiese detenido para siempre. No existían ya "antes" ni "después", ni "alto" ni "bajo". ni "aquí" o "allí". Era una sensación de total unidad en un universo intemporal y sin límites.

-Bajemos ahora de nuevo de estos planos elevados. Bajo...más bajo. Tome usted su vieja máscara, esas virtudes y esos vicios que había abandonado en el suelo. Vuelva a esta concha con la que morará usted hasta su liberación final -concluyó el lama.

Tras algunos minutos de profundo silencio, pregunté:
-¿Es eso lo que llama usted el nirvana?

-Ha tenido usted una idea aproximada del Gran Vacío, y un eco del Gran Silencio -dijo el monje-. Así puede usted comprender lo que nos da a veces la impresión de ser sólo visitantes del planeta Tierra.


Andrew Thomas
Shambhala, Oasis de Luz
Capítulo XIII - (Extracto)